Objetivos Pentax-110 en cámaras con montura SONY-E (NEX…)

Existe un adaptador de montura Pentax-110 a montura E, pero debido a que en el sistema 110 de Pentax el diafragma estaba en la cámara y no en el objetivo, sólo se pueden usar a plena apertura. (Para micro4tercios tengo un adaptador con diafragma incorporado, pero el sistema mecánico que fija el objetivo no va nada bien, no lo recomiendo. Es muy dificil desmontar el objetivo).

Sorprendetemente, a pesar del pequeño tamaño de las ópticas, el resultado es bastante bueno y apenas viñetean.

Este es el 24mm f/2.8 montado en la ILCE-3000:

Y unas pruebas rápidas:

Interesante línea de exploración. La única dificultad, la estrecha pdc debida a disparar siempre a máxima apertura.

Anuncios

Adaptador para objetivos de ampliadora en cámaras sin espejo

Los objetivos de ampliadora, al igual que los objetivos de proyección ofrecen resoluciones muy altas y por tanto calidad de imagen y nitidez excelentes, por lo que son útiles para tomas fotográficas.

Este adaptador permite el uso de algunos objetivos de ampliadora.

He utilizado un “macrofocusing teleconverter” de Vivitar con montura Pentax-K,  pero se podría haber utilizado un fuelle. La ventaja del teleconvertidor es que lleva óptica interior que hace que sea menos voluminoso que un fuelle.

Estos son los componentes: En este caso he utilizado un objetivo Componar con montura M39.

Una prueba rápida: el diminuto logo de la Sony NEX-F3

Construcción de un adaptador para el objetivo de proyección Pentacon 80 AV

El Pentacon 80 f/2.8 AV es un objetivo de proyección para proyectores de 35mm. Es el sucesor del Diaplan 80mm f72.8 con el que comparte fórmula óptica, aunque no la construcción (el Diaplan es todo metálico y el Pentacon es todo plástico).
No tiene ni diafragma ni recubrimientos en las lentes exteriores (no los necesita porque la luz no entra, sino sale de él).
Lleva un surco alrededor que permite enfocar a mano en los proyectores.
Una óptica poco adecuada para las cámaras modernas por esas limitaciones, pero tiene su potencial:

– El diseño es el de un triplete de Cooke (tres elementos de una lente) que puede producir un bokeh de circulitos similar al del Trioplan 100mm en condiciones adecuadas y que le da un aspecto “vintage” a las fotos.

Cooke triplet design

– Muy ligero de peso (75g) que permite utilizar un adaptador de plástico sencillo.

– Buena resolución en lpm (habitual en este tipo de ópticas).

– Cobertura completa de los sensores fullframe.

Así que decidí construir mi propio adaptador aprovechando mis impresoras 3D. El objetivo final era conseguir el máximo rango focal posible (desde macro hasta infinito) utilizando una montura de la cual ya tuviese adaptadores en todas mis cámaras, para evitar tener que imprimir un adaptador para cada montura diferente. Escogí la montura L39 porque ya tengo experiencia con ella y la he impreso en otras ocasiones funcionando muy bien. Encima de la rosca L39, un barril que soportase la óptica con un saliente regulable que encajase en el surco que lleva el Pentacon a lo largo del cuerpo. Hubo que hacer varias iteraciones hasta que salió algo utilizable.

Este es el barril mientras se imprimía en una de las M Prime One, la rosca se imprime en la parte superior para asegurar la precisión. Utilicé PLA negro (ácido poliláctico, un plástico orgánico biodegradable que se obtiene a partir del almidón) en capas de 0,1mm. Capas de mayor altura no daban la resolución necesaria para la impresión correcta de la rosca. (El barril tarde unas 5 horas en imprimirse). Observad el agujero en la parte posterior del barril, en donde va el tornillo que fija la óptica en su lugar.

Y este es el barril impreso:

Para guiar el objetivo a lo largo del barril he utilizado un tornillo de métrica 4 de 10mm (M4x10) con cabeza Allen y una tuerca M4. El extremo del tornillo encaja bien en el surco del Pentacon. He impreso también un botón para la cabeza Allen para facilitar la rotación. El botón encaja muy justo en el tornillo, pero hay que adherirlo con un pegamento fuerte. He usado Superglue gel.

La tuerca va colocada en un alojamiento dentro del barril. Para asegurar su fijación, dado que el Superglue no es bueno ponerlo cerca de las ópticas porque sus vapores son dañinos, lo que he hecho es hacer el alojamiento de la tuerca un poco mas estrecho de la cuenta y meterlo a presión con la ayuda de la punta de un soldador caliente, que funde ligeramente el plástico y fija la tuerca:

Como la lente exterior del objetivo no tiene ningún recubrimiento, va a ser muy propensa al “flare”, asi que he impreso también un parasol que se encaja a presión en el objetivo. Costó varias iteraciones hacer uno que ajustase bien y no se soltase, la cosa va de décimas de milímetro…

Y ya se puede montar todo. Hay que hacer avanzar el tornillo un poco dentro del barril y a continuación meter el Pentacon haciendo encajar el tornillo con el surco. Evitar hacer mucha presión con el tornillo, porque se podría dañar el objetivo.
Añadir el parasolo y a probar.

Una de las limitaciones que tiene este adaptador es que (como sucede en los proyectores) no hay tope para evitar que el objetivo se salga. Hay que ir con cuidado con eso…

Ya se puede roscar en un adaptador L39 (a lo que sea) y tenemos una óptica utilizable. La he probado en la NEX-F3 y en la Samsung NX210 con buenos resultados.

Selfie en un espejo con la NEX-F3:

Con cámaras con sensor APS-C puedo enfocar desde macro (no he calculado aún la relación macro) hasta “casi” infinito. La mayor dificultad es la ausencia de diafragma que da una profundidad de campo muy reducida, no olvidemos que es un 80mm a f/2.8.

Los siguientes pasos son buscar una forma de añadir algún tipo de diafragma fijo (que se pueda poner y quitar) para aumentar la PDC, por ejemplo un círculo de cartulina negra con un agujero en medio. Los resultados son muy prometedores.

La óptica en la Samsung NX210:

Y unas muestras:
(Fallé el foco, pero se vé el bokeh de circulitos)

Enfoque lejano:

Enfoque cercano:

¡A disfrutarlo!.

Olympus EPL-3 / Minolta MD 50mm 1.7

Esta mañana he recibido la EPL-3 que me envió frogship de Olympistas.org y no he pensado mejor reestreno que probarla con un adaptador Minolta MD y mi 50mm f/1.7 procendente de mi venerable Minolta X300s (que aún conservo). Las ópticas Minolta son de excelente calidad y tienen la ventaja de que aún no se han puesto muy de moda (como ha pasado con los Konica Hexanon) y se pueden encontrar a precios asequibles. Buena construcción, excelente óptica, buen recubrimiento, buen precio… ¿Quien puede pedir mas?.

En la EPL-3, los objetivos adaptados suelen quedar bastante descompensados por el pequeño tamaño de la cámara, pero en este caso no es excesivo.

Ahi teneis unas fotos de la cámara con el objetivo y su adaptador y  unas muestras tomadas con el conjunto (dia lluvioso, fotos de interior), a mínima distancia de registro y máxima apertura:

 

Como podeis ver, el bokeh es muy agradable, cremoso y suave la nitidez, muy buena.

En resumen: muy recomendable, por su precio actual (entre 50€ y 100€) y por sus excelentes prestaciones, montado en las micro 4/3 tiene un ángulo de visión equivalente al de un 100mm en formato completo lo hace muy adecuado para foto de producto o retrato.

Fixing a Pontiac Lynx camera

Long time without doing any fixup to any of my cameras. I keep in the storage box a set of some unusual (at least  for me) broken cameras, to use as a repair training. Usually I get them very cheap at the flea markets, they use to be damaged, sometimes beyond to be worth to repair.

This time I picked from the box this nice Pontiac Lynx II. I love this camera, it looks old but stylish. The mechanisms are not too complicated, so it’s a good candidate for practicing. Even in the improbable case I could fix it, it won’t be of much profit: It uses 127 film, not being built nowadays, really scarce and expensive to find. And the few labs that are still developping film, don’t take 127. Anyway it’s almost a “lost cause”, and I love them.

 

1510697_10202032642555202_89943727_n

Meyer-Optik Görlitz Primotar 50mm f/3.5 en la Sony A3000

Otro objetivo clásico en la A3000. De la familia Meyer-Optik Görlitz, es el Primotar, un 50mm a f/3.5. A mi me encanta por su nitidez y sus colores.

Image

Como veis, tiene la particularidad de que siempre está abierto a máxima apertura, en el momento del disparo, la palanca que se ve en la parte derecha de la foto hace que cierre a la apertura que tenemos puesta en el anillo de diafragmas. En las cámaras Exakta era muy conveniente, porque esa palanquita quedaba justo encima del botón de disparo, con lo que la primera presión cerraba el objetivo a la apertura deseada y a continuación se producía el disparo.

En las “sinespejo”, sigue siendo conveniente, hay que coger la cámara con las dos manos, la izquierda pulsa la palanquita para cerrar y con la derecha disparamos. Yo lo encuentro bastante ergonómico y conveniente.

Image

Y unas muestras:

Image

Image

Image

ImageImage

Image

 

 

Mavica FD7

No todo van a ser cámaras de película, ¿verdad?.
También hay fascinantes cámaras digitales que están arrinconadas por sus limitadas características comparadas con los estándares actuales, pero que tienen una belleza y una calidad admirables.

¿Que pensamos hoy de una cámara de 0,3 Megapixels?…

Pues en el año 98, ese era el “estado del arte”.
Sony fue uno de los pioneros en la fotografía digital. La primera cámara no de película que se fabricó fué en Agosto de 1981 por Sony y la llamaron Mavica (Magnetic Video Camera). Llevaba un sensor CCD de 570×490 pixels, almacenaba 50 fotos en unos diskettes especiales llamados “Mavipack” (que luego se popularizaron como “Video Floppy”). Las fotos había que verlas en un televisor (no llevaba pantalla). Era una cámara “analógica” en el sentido en que la información se grababa como señales de video y no estaba digitalizada.

A finales de 1997, Sony lanza las primeras cámaras digitales: La información la graban como pulsos en una versión modificada de los Mavipacks, que se estaban piopularizando rápidamente como elementos de almacenamiento externo para los ordenadores personales: Los diskettes de 3,5″.

Los dos primeros modelos que se lanzan al mercado son la Mavica FD5, con objetivo fijo y la Mavica FD7 con zoom.

La FD7 llevaba un zoom 10:1 con un rango focal equivalente a 40-400mm en una cámara de 35mm. Impresionante, aunque un poco largo en el extremo inferior, con aberturas de f/1,8 a 2,9 en función de la focal.

A pesar de la excelente abertura inferior, un pequeño flash incorporado ayudaba en las condiciones de luz difícil.

Alimentada por baterías de Ion-Litio, de gran tamaño, aguantaba entre dos y cuatro horas de uso continuo. El peso total con baterías es de 600g, un poco pesada para los estándares actuales.

Tengo la fortuna de poseer una de esas FD7. Siempre que la saco a pasear me maravillo de la calidad de la óptica y de lo bien resuelta que estaba, y me pregunto a qué se han dedicado los fabricantes durante todos estos años, porque aparte de aumentar el número de pixels no veo grandes diferencias en lo básico.

Esta es la susodicha:

Y unas muestras de lo que puede hacer:

En primer lugar, la foto del objetivo que ha tomado las fotos de arriba, un Pancolar 50mm 1.8 montura exakta en la E-400:

Y unas muestras:

Detalle de tela, “macro” a 2cm de distancia:

No veo mas que ventajas en usarla. Con sus 640×480, no hay que redimensionar las fotos para subirlas a la web, todavía tengo unas cajas con diskettes, no resulta tan farragoso como podría pensarse. Un lector USB de diskettes y directas al portátil.

Me temo que va a salir a pasear bastante mas a menudo…