Mayfair Sankor 105mm f/2.5 (M42) (Versión OEM del Spiratone)

Estoy desempolvando los objetivos mas antiguos para probarlos con la Fuji X-E1.
Este es una versión OEM del Spiratone 105mm f/2.5 que viene etiquetada como “Mayfair Sankor”.
Es un objetivo del tipo “preset”. Lo que mas me gusta es su desenfoque muy suave, (y su luminosidad, claro) ;)

Este es el objetivo montado en la X-E1:

Y unas muestras para ver el desenfoque tan agradable y la nitidez que tiene:

Recomendable,

Un saludo.
Jes.

Anuncios

Kodak Signette 35 de 1952

La Kodak Signet 35 fué la cámara mas fabricada en EEUU en los años 50, y el primer modelo de la línea Signet. Es una telemétrica con el telémetro de imagen coincidente acoplado al objetivo. La cámara dispone de un contador de exposiciones con bloqueo de doble exposición.

La carcasa es de aluminio muy grueso. La cámara es realmente sólida. Por el precio de venta de la época, (muy alto) se supone que fué una versión de consumo de un modelo realizado para el ejército americano.

La cámara es realmente robusta, pesada y mi copia ha sobrevivido al paso del tiempo sólo con una pátina típica de las superficies de aluminio, pero con todos los mecanismos funcionando como un reloj.

El obturador en un Kodak Synchro 300 que se tiene que cargar a mano. Funciona extraordinariamente bien, pero comparado con los de la época fabricados por los alemanes y japoneses, tiene un rango menor de velocidades. La óptica es una Ektar 44mm f/3.5 con enfoque por helicoide trasero. Fórmula Tessar adaptada a los entonces nuevos tipos de cristal. La distancia focal es muy cercana al tamaño de la diagonal del fotograma de 35mm (43,3mm). Aberturas entre 3.5 y 22. La escala de distancias está marcada sólo en piés (indicación de que era un producto para consumo interior y no previsto para exportación). El rango de enfoque va desde los 2 piés (61cm, bastante poco usual en una telemétrica sin corrección de paralaje).

Las dos ruedas, de avance y rebobinado son grandes y fáciles de girar, incluso con guantes, (otra razón mas para pensar en diseño militar), como lo es el enorme disparador y los diales de velocidad y apertura. También el sistema de enfoque es fácil de girar (basado en cojinetes) incluso con guantes.

La cámara se abre en dos partes para la carga de la película.

Sorprende encontrar el patín de presión sobre la película en metal pulido en vez del típico esmaltado en negro.

Una curiosidad que lleva esta cámara es la “calculadora” de exposición de la tapa trasera. Dos reglas deslizantes que sugieren los valores de exposición en función de las condiciones ambientales.

Después de ver las fotos y recordar lo bien que funciona, creo que le voy a hacer una limpieza de cara y una reconstrucción de la funda de cuero, que ha sobrevivido mucho peor al paso del tiempo…

Kodak Bantam 828

No hace mucho, un amigo me regaló una bobina de película de 35mm. Pero me avisó de que era un regalo envenenado: ¡La película no tiene perforaciones!…

Así que me puse a revisar mi stock de cámaras, pero no encontré ninguna que sin hacerle nada especial pudiese manejar ese tipo de película.
Por lo que me puse a indagar en la red y encontré esto, que acaba de llegar del Reino Unido:

Si, si, una cámara que usa película de 35mm en bobinas (como la 120 pero con película estrecha). Y aunque tiene una sola perforación por fotograma, en teoría creo poder cargar un rollo e impresionarlo sin muchos problemas.

Pero como dice el dicho (valga la redundancia) “En teoría no hay diferencia entre teoría y práctica, pero en la práctica si que la hay”
Mientras no me ponga con las manos en la masa no sabremos si funciona o no.

De momento me deleito contemplándola, todo un “caramelito“:

Con un objetivo excelente,

las Bantam pecaron de un obturador demasiado simple y de un visor tipo “deportivo”.

Cierre lateral de pasador:

Y aquí sus interioridades:

Y por último, el pasador que bloquea la película cuando llega la perforación:

Pronto los primeros rollos…

Mavica FD7

No todo van a ser cámaras de película, ¿verdad?.
También hay fascinantes cámaras digitales que están arrinconadas por sus limitadas características comparadas con los estándares actuales, pero que tienen una belleza y una calidad admirables.

¿Que pensamos hoy de una cámara de 0,3 Megapixels?…

Pues en el año 98, ese era el “estado del arte”.
Sony fue uno de los pioneros en la fotografía digital. La primera cámara no de película que se fabricó fué en Agosto de 1981 por Sony y la llamaron Mavica (Magnetic Video Camera). Llevaba un sensor CCD de 570×490 pixels, almacenaba 50 fotos en unos diskettes especiales llamados “Mavipack” (que luego se popularizaron como “Video Floppy”). Las fotos había que verlas en un televisor (no llevaba pantalla). Era una cámara “analógica” en el sentido en que la información se grababa como señales de video y no estaba digitalizada.

A finales de 1997, Sony lanza las primeras cámaras digitales: La información la graban como pulsos en una versión modificada de los Mavipacks, que se estaban piopularizando rápidamente como elementos de almacenamiento externo para los ordenadores personales: Los diskettes de 3,5″.

Los dos primeros modelos que se lanzan al mercado son la Mavica FD5, con objetivo fijo y la Mavica FD7 con zoom.

La FD7 llevaba un zoom 10:1 con un rango focal equivalente a 40-400mm en una cámara de 35mm. Impresionante, aunque un poco largo en el extremo inferior, con aberturas de f/1,8 a 2,9 en función de la focal.

A pesar de la excelente abertura inferior, un pequeño flash incorporado ayudaba en las condiciones de luz difícil.

Alimentada por baterías de Ion-Litio, de gran tamaño, aguantaba entre dos y cuatro horas de uso continuo. El peso total con baterías es de 600g, un poco pesada para los estándares actuales.

Tengo la fortuna de poseer una de esas FD7. Siempre que la saco a pasear me maravillo de la calidad de la óptica y de lo bien resuelta que estaba, y me pregunto a qué se han dedicado los fabricantes durante todos estos años, porque aparte de aumentar el número de pixels no veo grandes diferencias en lo básico.

Esta es la susodicha:

Y unas muestras de lo que puede hacer:

En primer lugar, la foto del objetivo que ha tomado las fotos de arriba, un Pancolar 50mm 1.8 montura exakta en la E-400:

Y unas muestras:

Detalle de tela, “macro” a 2cm de distancia:

No veo mas que ventajas en usarla. Con sus 640×480, no hay que redimensionar las fotos para subirlas a la web, todavía tengo unas cajas con diskettes, no resulta tan farragoso como podría pensarse. Un lector USB de diskettes y directas al portátil.

Me temo que va a salir a pasear bastante mas a menudo…

Probando el sensor de la NEX-C3

Teniendo en cuenta que se dice que es el mismo sensor que la K5 y la D700, he vuelto a repetir las pruebas de forzarlo a luminosidad mínima y ver que se puede recuperar.

He tirado a f5, ISO 1600 y 1/320 en modo manual, con el 18-55 del kit.

La foto, tal como sale de la cámara:

Sin otros cambios, pulso el botón de “Tono automático” en LightRoom 3.5 y sale esto:

Para ver el detalle, recorto al 100% el centro:

Bastante bien, teniendo en cuenta de que venimos de una foto muy subexpuesta y a ISO 1600.

¿Que pasa si le aplico una ligera corrección de ruido?

Y a tamaño completo:

Lo que teniendo en cuenta las condiciones y el tipo de foto (verdinegros subexpuestos) me parece muy prometedor…

Carl Zeiss Biotar 58mm f/2 en la NEX-C3

Hace mucho tiempo que iba detrás de esta óptica. He usado varios Helios 44-2, que son una copia soviética de los Biotar alemanes de la preguerra, con excelentes resultados. Como los originales suelen ser mejores que las copias, esperaba grandes resultados del Biotar. Y no me ha defraudado.

El Biotar en la NEX-C3:

Unas pruebas rápidas:

Foco en la palabra “MUY”

foco en la cenefa:

Una prueba de resolución:

El detalle marcado en la foto anterior:

Pentacon 30mm 3.5 (Lydith) en la NEX-C3

El Pentacon 30mm f/3.5 es una óptica de una nitidez excelente.
Aunque a plena apertura es un poco blando, en cuanto se cierra a f/5.6 o mas, se obtiene una calidad excepcional.
Además, la construcción mas moderna con mejores recubrimientos mejora notablemente el rendimiento en relación a su antecesor, (el auténtico Lydith de Meyer-Oreston).

Este es el objetivo en la cámara:

Y estas son unas pruebas esta mañana (increíble dia de playa):