Cambio del amortiguador del espejo a una CONTAX 139 Q

Los angloparlates lo llaman “mirror damper” y es una tira de material flexible (en la actualidad basado en neopreno) que amortigua el golpe del espejo durante el disparo.

Los materiales utilizados para sellar las cámaras a la luz ambiente hasta hace unos 20 años, sufren una fuerte degradación y se descomponen con el tiempo. Su aspecto se vuelve gomoso y casi líquido (espeso), manchan horriblemente y si caen en el interior de la cámara hay que desmontarla a piezas para limpiarlo todo.

Todas las cámaras de película, sin excepción, que he comprado en los últimos 5 años, han sufrido de degradación de las juntas y del amortiguador del espejo (las reflex).

Suele ser indetectable al principio. Muchas de esas cámaras han estado sin usar durante años, y cuando uno las abre, la apariencia física del sellado o del amortiguador “parece” normal. Uno mete un rollo de película, y en la mayor parte de los casos le empiezan a aparecer sospechosos velados en las fotos.

Pero en cuanto se toca, el material deja de tener el aspecto normal y se contrae y se vuelve pegajoso.

Reemplazarlo no es muy difícil. Hace falta un poco de paciencia y disponer de los materiales adecuados.

Como ejemplo, os voy a poner cómo he reemplazado el amortiguador del espejo de una CONTAX 139Q, (de las que tengo dos por revisar).

El amortiguador del espejo es esa banda de espuma que hay en el centro de la imagen, debajo de la pantalla de enfoque. Como veis, al tocar en el centro, el material se hunde y no recupera su posición: ¡Peligro!.

 

Damper1

 

 

 

Damper2

 

 

En este caso hemos tenido suerte: El material de sellado llevaba una fina capa inferior de plástico con el adhesivo. Esa parte no se ha degradado, por lo que levantándola con cuidado quitamos todo el material defectuoso. Para ello utilizo una herramienta autoconstruída: Un palillo de bambú de los que dan en los restaurantes chinos, que he afilado en un extremo por las dos partes (como si fuera un cuchillo). El bambú es muy duro y rígido, pero no raya el metal y es mucho mas cuidadoso con la pintura que por ejemplo un cutter. Una vez levantado, lo cojo con cuidado con unas pinzas metálicas con la punta doblada (de las que se usan en cirugía… Esto es una especie de cirugía también).

 

Damper 3

 

 

Aqui podeis ver la zona ya limpia y las herramientas: el bambú, las pinzas y el cutter que uso para cortar el material de reemplazo:

 

Damper 4

 

 

Una vez retirado el material dañado, hay que limpiar cuidadosamente la base para que el nuevo material se adhiera perfectamente y no haya problemas “de rechazo”. Yo uso Alcohol isopropílico, es un buen disolvente para la mayoría de los adhesivos y no contiene nada de agua con lo que no hay peligro de oxidación posterior. Es muy volátil y un poco tóxico, asi que utilizo una zona muy ventilada para las operaciones. Así queda la base una vez limpia:

 

Damper 5

 

 

Y esto sson los residuos:

 

Damper 6

 

 

El siguiente paso es medir la longitud exacta del amortiguador. Para eso corto un papel blanco con el ancho del amortiguador y dejo el largo lo suficientemente amplio para poder ir doblándolo e ir ajustándolo por el método prueba y error. Una vez medido, lo apunto en mi libreta de notas para ahorrarme trabajo la próxima vez.

 

Damper 7

 

 

 

Damper 8

 

 

Procedemos a cortar el material de reemplazo. Yo uso uno basado en espuma de polipropileno que vende un americano que se llama Jon Goodman. Tiene una tienda en eBay y vende unos surtidos de materiales que dan para unas cuantas cámaras. El material viene en hojas que hay que cortar. Yo uso un cutter circular y una regla de acero. Como tengo dos Contax de estas por reparar, aprovecho y corto dos piezas:

 

Damper 9

 

 

Este material viene con una capa adhesiva protegida por un papel encerado. Quitar el papel es un poco difícil a veces, yo uso la punta del cutter para levantar una esquina. Es importante no deformar el material estirando (es fácil que pase). Y lo mas “peludo” es colocarlo en su sitio adecuadamente….

Con la experiencia acumulada con el tiempo, este proceso lo hago (dependiendo de la cámara) en un tiempo de entre una media hora y una hora.

Y el resultado final, bastante aceptable:

 

damper 10

 

 

Espero que os sea útil.

Anuncios

Monopié hecho con un bastón de trekking

No tiene mucho sentido cargar con un monopié que pese un kilo cuando la cámara es muchísimo mas ligera… Así que he decidido hacerme con un monopié ultraligero para salir con la NEX-5.

Como no he encontrado nada aceptable en el mercado, he deciddio hacerlo por mi mismo.

El punto de partida ha sido un bastón de trekking de Decathlon, en mi caso un Arpenaz 200 que me costó 8,3€ hace un par de años. El bastón pesa 256g, un peso mas que aceptable para llevarlo a todas partes. Extensible en dos partes, queda a una altura de 1,60m aproximadamente cuando está extendido.

Trekking pole -> Monopode

 

Trekking pole -> Monopode

Lo primero fue quitarle la correa de mano.

 

 

Trekking pole -> Monopode

 

 

Luego hubo que cortar un trozo de varilla roscada withwoorth de 1/4″ (la rosca pequeña de las cámaras), hacerle una hendidura en un extremo para poderla enroscar con un destornillador, hacer un agujero vertical mas estrecho en la empuñadura del bastón, roscar a presión la varilla withwoorth y poco mas.

 

Trekking pole -> Monopode

 

Trekking pole -> Monopode

Se puede usar un adaptador de 1/4″ a 3/8″ si queremos usar una rótula de bola pequeña.

 

 

Trekking pole -> Monopode

 

 

Así es como queda con la NEX-5:

 

Trekking pole -> Monopode

 

Trekking pole -> Monopode

 

 

La secuela: añadir una rótula de bola y un zapato de caucho:

 

Rótula de bola para monopié ligero

 

 

 

Pié de caucho para el monopié ligero

Cambio de las juntas estancas a una CONTAX 139 Q

Lo primero que hace falta es agenciarse el material para las juntas nuevas. Hay un proveedor en eBay (Jon Goodman) de toda confianza, que vende juegos de juntas para cada cámara específica. En el pasado vendía unos kits genéricos con los que se podían resellar cinco o seis cámaras. Lamentablemente, por temas de pirateo y competencia, Jon dejó de vender el kit genérico y ahora sólo vende juntas precortadas. (Yo aún sobrevivo gracias a los que tenía acumulados). Su tienda se llama “Interslice” en eBay.

Lo segundo, fabricar la herramienta de “junteo”. El problema con las cámaras es que la pintura puede ser delicada y al rascar para quitar las juntas viejas, se puede llegar a dañar. Para eso, utilizo palillos de bambú, de los que se usan en los restaurantes chinos, cortados en una forma determinada. El bambú es muy fuerte y es un buen rascador, pero sin llegar a dañar la pintura. (Si usais un cutter o similar, seguro que os cargais la pintura.

Yo hago dos formas, una en cada extremo del palillo:

La de rascado:

El otro extremo de la herramienta de bambú

Y la de rejunteo (deja una parte estrecha para meterse en las guias de la puerta trasera de la cámara).

La herramienta de bambú

Además hay que aprovisionarse de papel de cocina, palitos para los oídos y alcohol isopropílico (disuelve las juntas viejas).

Empezamos por la tapa de atrás. Lo mejor es sacarla para trabajar mas cómodo:
La tapa lleva dos juntas en los extremos, una en el lado de la bisagra

Junta de la bisagra

y otra en el lado del cierre.

Junta del cierre

Vamos a reemplazar la de la bisagra por una de fieltro, y la del cierre por una de neopreno.
Lo primero es retirar completamente todo el material viejo, pegajoso y degradado. No es trivial, hay que emplearse a fondo, palitos, alcohol isopropílico y papeles de cocina, hasta que queden limpios y sin rastro. Si no, luego la junta nueva se despega enseguida:

El cierre limpio:

Cierre limpio

La bisagra limpia:

Bisagra limpia

La bisagra con el fieltro:

Junta nueva en la bisagra

(Del cierre me he olvidado de tomar una foto 😦 ).

Una vez la puerta limpia, hay que atacar las guías de la puerta en el cuerpo de la cámara:
Como veis en este caso estaban tan degradadas que rebosaban de la guía.

Junta de la guía de la puerta

Aquí es donde viene bien el otro extremo de la herramienta, para escarbar en la guía. Yo voy echando gotas de isopropílico en el papel de cocina y con la herramienta, empujo dentro para ir sacando poco a poco la porquería. No es trivial, en todo el proceso he tardado unas tres horas (aprovechando que la familia estaba viendo “Memorias de Africa”, que dura un buen rato).

Una vez eliminado todo el residuo, (importante dejarlo muy limpio, si no el residuo reacciona con la goma nueva y la degrada), procedemos a colocar las tiras de neopreno. Van a presión. Hay que colocarlas con cuidado para que queden uniformes:
Con la herramienta, las vamos metiendo a presión en la guía:

Poniendo la junta en la guia de la puerta

Y así queda el cuerpo de la cámara con las juntas nuevas:

Guia inferior reemplazada

Una vez puestas, volvemos a montar la puerta, hacemos una última limpieza general, y ya hemos acabado. Una recomendación es dejar la cámara cerrada unas 12 horas para que se asienten bien las juntas.

Y si quereis ver como quedó el primer rollo después del resellado, no hay mas que verlo aquí:

http://www.ipernity.com/doc/120815/album/232677

20

Espero que os sea útil.
Salud.
Jes.

Inolvidable Pentax *istDS

Una de mis cámaras preferidas, no sé porqué me deshice de ella…

Después de perder mucho tiempo buscando la cámara “ideal”, llegué a la conclusión de que los megapixels abundantes y las funciones exóticas, (como el nivel electrónico integrado) no hacen una mejor cámara. Y volví a la vetusta *istDS, que con su extraordinario prisma permitía un enfoque mas preciso que todas las modernidades, y sus 6 megapixels eran mas que suficientes para mi.

Pero la llegada de las cámaras “sin espejo” y su capacidad de montar cualquier tipo de objetivos me encandiló y la *istDS dejó paso a las NEX, Olympus, Samsung…

Sin embargo no puedo olvidarla, con el Pentax-A 50mm f2 saqué muchas de mis mejores fotos.

Moto
Manos

Pentax Spotmatic SP

Esta es la primera de las cámaras que compré hace unos ocho años cuando empecé con las reparaciones. Me la vendieron como “para piezas” y creo recordar que pagué unos 25€ por ella.

Cuando llegó estaba en un estado lamentable… Tuve que desmontarla casi toda, limpiarla por dentro y por fuera, cambiarle las juntas y hacerle la modificación al puente de medida para que soportase las nuevas pilas de 1.55 volt.

Aprendí mucho con ella, y la verdad es que no parece ni la misma. A pesar del aspecto desgastado ahora está limpia y funciona como un reloj suizo.

Una cámara de la que no me pienso desprender nunca…

Con el Sonnar 135 hacen una pareja imbatible.

Uno de los problemas de las Spotmatic para convivir en la era moderna son las pilas.

Lo que voy a contar sólo vale para la SP, la SP II, los modelos posteriores pueden tener un puente de medida diferente.
Siguiendo estos pasos conozco ya cuatro cámaras que han sido adaptadas con éxito.

Primero miremos el esquema y el detalle gráfico de la circuitería original de la Spotmatic.
La imagen es un extracto del manual de servicio de Pentax y muestra el esquema:

El circuito de medida es un típico puente de Weatstone, una especie de cuadrado en el que los cuatro lados son resistencias, y la pila y el galvanómetro están conectados en esquinas opuestas:

De acuerdo con la información que proporciona Pentax, el galvanómetro ( la M rodeada de un círculo en el esquema) tiene una resistencia interna de 3 Kohm. También dicen que la aguja se mantiene en el centro del galvanómetro cuando una corriente de 3 microAmperios recorre su bobina.
Para conseguir que siga midiendo igual, tenemos que conseguir que con las nuevas pilas de mayor tensión (las de mercurio eran de 1,35 voltios y las modernas de 1,55 voltios), la corriente en el galvanómetro se mantenga igual, es decir que siga siendo de 3 microAmperios. Y para ello tendremos que poner en serie con el galvanómetro una resistencia de 444 ohmios y en los extremos del conjunto otra en paralelo de 23,25 Kohm.

Entonces, el circuido modificado queda así:

Esos valores de resistencia no estan disponibles en el mercado. Si vais a Diotronic a buscar resistencias de 444 ohmios se descojonarán de risa. Las resistencias se fabrican en valores estandar, y alrededor de 444 sólo hay dos valores, uno por debajo y otro por encima (390 y 470). Podemos hacer dos cosas: Usar el valor mas aproximado y aceptar la tolerancia, o fabricarnos nosotros la resistencia….

Para ello hemos de encontrar resistencias de carbón. No son habituales hoy en dia, pero si pillais un monitor o un televisor viejo es muy probable que si que las encontreis dentro. No valen las de película metálica, ni las bobinadas. Yo tenía un pequeño stock desde hace muchos años (stock que ahora está agotado…).

Las resistencias de carbón, son un pequeño cilindro de grafito, al que le ponen dos capuchones con las patillas (uno en cada lado) y luego las pintan. Pues bien, si ponemos un multímetro midiendo la resistencia y con una lima muy fina vamos limando en el centro del cilindro, iremos disminuyendo el diámetro y por tanto aumentando la resistencia. Hay que hacerlo con mucho cuidado.

Por eso para la de 444 ohm partiremos de una de 390 ohm, y para la de 23,25 Kohm de una de 22 Kohm (los valores estandar inmediatos inferiores). Yo tuve la suerte de disponer de unas resistencias especiales de 431 ohm que me vinieron al pelo.

y asi obtenemos el valor deseado de 444 Ohm:

Una vez construidas las resistencias, es conveniente protegerlas con una capa de laca de uñas (al limar dejamos el carbón, que es conductor, al aire). Dejadlo secar muy bien antes de usarlas (24 horas) para evitar que los disolventes que lleva el barniz influyan.

El siguiente paso es abrir la Spotmatic SP. No os voy a poner los detalles, porque han sido publicados extensivamente en internet. Sólo que tengais en cuenta que hay uno de los tornillos de la cubierta superior que tiene la rosca al revés. Y se rompe con mucha facilidad si lo forzais.

Finalmente aqui teneis un dibujillo a mano de la placa del circuito impreso que hay dentro de la Spotmatic con la ubicación de las nuevas resistencias.