Volna-3 (80mm f/2.8) montado en la NEX-5

Entre las ópticas rusas de focal media, el Volna-3 compite con el Jupiter-9 como óptica para retrato o aproximaciones, con un bokeh excelente y una nitidez muy buena. El Jupiter-9 llevaba montura M39, y el Volna-3 en montura Pentacon Six. No he encontrado ningún adaptador directo para las NEX, pero con el adaptador a 4/3, y poniéndole encima el 4/3 a Pentax-K y encima el Pentax-K a Pentacon Six he podido montarlo sin problemas:

 

Volna-3 en NEX-5

 

 

 

Volna-3 en NEX-5

 

 

 

Volna-3 en NEX-5

Y unas pruebas, la nitidez es sorprendente:

 

 

Volna-3 en NEX-5

 

 

 

Volna-3 en NEX-5

 

 

 

Volna-3 en NEX-5

 

 

 

Volna-3 en NEX-5

 

 

 

Volna-3 en NEX-5

Foco en las ranuras:

 

 

Volna-3 en NEX-5

Saludos.
Jes.

Anuncios

Balda Baldamatic II

Balda fué una marca de gran tradición en Alemania. Fabricantes de cámaras de fuelle desde los inicios de la fotografía, fueron evolucionando y adaptándose a medida que evolucionaba la tecnología, siempre procurando ir un paso por delante.

Balda Baldamatic II

La Balda Baldamatic es una telemétrica muy completa, con una excelente ergonomía, cuidado diseño, robusta y con excelentes acabados. Se fabricó entre 1959 y 1960. A pesar del poco tiempo de producción, lanzaron tres versiones con variantes en el objetivo que incorporaban. Esta es la primera versión, que incorporaba un objetivo Color Isconar de 45mm, f/2.8 y un obturador bastante estandar en la época: el Prontor LK.

El mecanismo de rebobinado se desplega moviendo una pestaña en la base de la cámara.

Balda Baldamatic II
Balda Baldamatic II

El avance de la película también está en la base de la cámara:

Balda Baldamatic II

La cámara va equipada con un fotómetro con célula de selenio, cuya información aparece en el visor.

Balda Baldamatic II

La selección de la apertura se hace mediante una rueda selectora, entre el objetivo y el disparador. La información sobre la apertura seleccionada aparece también en el visor.

Balda Baldamatic II

Otro mecanismo tan astuto como los anteriores, hace que la profundidad de campo inducida por la apertura seleccionada esté marcada en el rango de distancias.

La cubierta trasera se desmonta para colocar la película.

Balda Baldamatic II

… apretando los dos pulsadores situados en el lateral:

Balda Baldamatic II
Balda Baldamatic II

Made in Germany.

Balda Baldamatic II

Y el primer carrete ha sido todo un éxito, las cinco primeras fotos no salieron (probablemente el obturador estaba atascado por falta de uso) pero el resto, impecables y nítidas. Película Schlecker ISO400, carrete de 36.

Balda Baldamatic II

El resto de fotos, en el álbum: www.ipernity.com/doc/jesito/album/233730

Salud.
Jes.

Agfa Karat

Las Agfa Karat fueron unas cámaras híbridas de fuelle corto que Agfa fabricó desde mediados de 1930 hasta mediados de 1950.

Fueron innovativas porque implementaron el cartucho de película de 35mm que había desarrollado Ansco para la Ansco Memo en 1927. (Ansco y Agfa se fusionaron en 1928). Comparado con el cartucho de la Memo, el de la Karat era físicamente mas pequeño, con capacidad para contener menos película (12 fotos en vez de las 24 de la Memo) y con una forma ligeramente distinta. La cámara utilizaba dos cartuchos iguales, uno con la película virgen y el de recogida con la película expuesta. El mecanismo de avance de la cámara transfiere la película paso a paso entre uno y otro cartucho. La parte de la película entre los dos cartuchos en el interior de la cámara quedaba siempre perfectamente alineada con el plano focal.

Los cartuchos de la Karat eran un versión hermética a la luz de unos cartuchos anteriores que había hecho Agfa. 27 años después, los cartuchos de Agfa fueron resucitados como el sistema “Agfa Rapid film”.

En 1948, apareció la Karat 36 rompiendo con la tradición e incorporando el actual rollo estándar de 35mm.

La Karat 3.5 fué el último de los cuerpos redondeados. Similar a a la Karat 4.5, las diferencias mas significativas son la utilización de los obturadores Compur de Deckel y los Prontor de Gauthier. Como estos obturadores no se cargan automáticamente, Agfa incorporó un ingenioso método para recordar al usuario de cargar el obturador antes de disparar: Cuando está cargado, la palanca de carga del obturador se vé a través del visor…

La Karat original (la mía ) llevaba una óptica Solinar de 50mm f/3.5. Después de la segunda guerra mundial fue reemplazado por otra mas económica, la óptica de 55mm f/3.5 Apotar.

 

Agfa Karat 35

 

Agfa Karat 35

 

 

 

Agfa Karat 35

 

Agfa Karat 35

 

 

 

Agfa Karat 35

 

Reparando una Voigtländer Vitoret D

Como ya vais adivinando, me gustan las cámaras “viejas” (no forzosamente antiguas). Por unos pocos euros encuentro saldos que dan pena verlos. Cuando pienso en la ingeniería de precisión que llevan dentro, siento un impulso irrefrenable de hacerlas funcionar.

Lo mio de la fotografía viene de muy lejos. Cuando tenía 9 años, mi padre me regaló una Brownie Kodak que le había regalado su padre cuando era joven y que aún conservaba. (Yo la conservo todavía). Era una cámara muy simple, tengo todavía negativos de aquella época. (Para mi verguenza personal, no creo que haya progresado mucho desde entonces). El verano siguiente, mi tio Camilo, viendo la afición tremebunda que tenía por la fotografía, me prestó su Voigtländer Vitoret. Una cámara magnífica para la época. Hice muchas fotos, y cuando acabó ese verano se la devolví con gran tristeza. Esa fue mi cámara mas soñada posteriormente.

La cámara tenía sólo tres velocidades de obturación, (125, 60, 30) y “B”. El objetivo era un Color-Lanthar 2.8/50 con un obturador Prontor anexado. Cincuenta años después no había conseguido olvidar esa mi primera cámara “pro”.

Así que buscando por eBay me salió una oportunidad muy barata: Una cámara idéntica a la de mi tio, pero “para piezas o averiada”. El aspecto exterior era muy bueno, asi que me tiré a la piscina, empujado por la nostalgia, y me la llevé por ¡1€ mas los portes!.

Cuando la recibí comprobé que tenía el obturador atascado. “Uff”, pensé. Y la dejé en el cajón de las “piezas de recambio”.

Una tarde al volver de la oficina, me puse a reparar otra cámara, y al ir a buscar una pieza, me encontré con la Vitoret. Tenía tan buen aspecto que no pude menos que sacarla y empezar a mirarla. Por lo que me había costado, decidí desmontarla a ver que podía hacer. Un obturador atascado no suele tener fácil arreglo, suele indicar alguna pieza rota en el interior.

El primer problema fue que no encontré ningún manual de despiece. Así que decidí abrir a mi aire y ver que se podía hacer.

Preparé mi “mesa de trabajo”, (la mesa del comedor, vivo en un pequeño apartamento de 56m2) y empecé con la operación.

Después de observar con paciencia llegué a la conclusión de que sólo se podía abrir por dos sitios: Bien por el frontal (donde está el objetivo, desde dentro del cuerpo se ven cuatro tornillos que vienen de la parte frontal) o bien por la cubierta superior.

Quitar la tapa superior fue fácil, quitar los tres tornillos que lleva alrededor y desenroscar la palanca/rueda de rebobinado, después de disolver con Isopropílico el adhesivo que adhiere la tapa que la cubre:

Lo que me facilitó el acceso a la zona superior. Tanto el visor como el fotómetro estaban flojillos y faltaban algunos tornillos. Seguro que el anterior propietario la intentó arreglar sin éxito, (suele pasar).

Como todo seguía bloqueado,

decidi atacar de frente 

Quité el botón del pulsador de disparo,

que fué la última pieza mecánica a quitar:

Quité la cubierta de cuero a base de bastoncitos de oido empapados en isopropílico, hasta que la piel se empezó a levantar. Tirando suavemente, salieron las piezas de cuero y dejaron a la vista los tornillos que sujetan el objetivo:

Con lo que pude acceder a los tornillos y quitarlos para sacar el sistema óptico entero:

En este punto observé que el sistema mecánico que empuja al obturador se movía

asi que había que mirar en el sistema óptico que acababa de quitar:

–“¿Que hace esa chapita dorada con un 15 pintado en medio en un sitio como ese?”
No parecia pertenecer al conjunto óptico….
Lo quité con unas pinzas.

Y…. ¡El obturador funciona!

Vuelta a montarlo todo y a arreglar lo que faltaba, (tornillitos, fijar el fotómetro en su sitio, fijar el visor…)

Por último colocar la tapa de nuevo.

Bien, todo funciona. Ya casi estamos. El paso final es reponer el cuero…
Un poco de cortar una agenda vieja y pegarla en lugar de la otra piel, y aquí tenemos el resultado:

¿A que queda bien?. Y además la cámara funciona a la perfección, hice un par de rollos en su momento. Si los encuentro os los pongo para que veais el resultado.